Esta es una traducción del artículo original publicado en el blog de Mozilla Hacks. Traducción por Uriel Jurado.

Es fácil tener muchos errores usando una tecnología nueva, especialmente algo que tuvo un gran cambio desde la versión anterior, tal como en CSS Grid. En este vídeo (en inglés) explico los 9 errores más comunes que la gente tiene al usar esta tecnología, con consejos y tips para evitar estas trampas y romper viejos hábitos.

Enlace al vídeo en Youtube

Error 1: Creer que CSS Grid lo es todo

Flexbox vs CSS Grid – ¿Cuál es mejor?

Usando Flexbox y Grid juntos

Eliminar Cajas con CSS Shapes

Error 2: Usar únicamente porcentajes en las dimensiones

Mínimo y Máximo, dimensionando contenido en CSS Grid

Unidades FR en CSS Grid

MinMax en CSS Grid

Error 3: Asumir que necesitas breakpoints

Diseño asombrosamente sencillo con CSS Grid

Error 4: Confundirse al enumerar

Diseñador Gráfico Ingenioso y Práctico con CSS Grid

Lo Básico de CSS Grid: El gran cuadro

Error 5: Siempre usar 12 columnas

Explico esto al final de “Unidades FR en CSS Grid”

Error 6: Ignorar el poder de las filas

Flexibilidad y dobleces

Espacio Blanco en la Web

Error 7: Buscar un Framework

Error 8: Esperar a la muerte de IE11

¿Internet Explorer + CSS Grid?

Serie de 7 partes sobre escribir CSS flexible que trabaje en todos los navegadores

Error 9: Titubear en vez de jugar

Mondrian Responsivo

CSS Grid como si fueras Jan Tschicold

Leer más

Esta es una traducción del artículo original publicado en el blog de Mozilla Hacks. Traducción por juliabis.

Flash hizo llegar vídeo, animación, sitios interactivos y, sí, anuncios a miles de millones de usuarios durante más de una década, pero ahora se se está marchando. Adobe dejará de soportar Flash para el año 2020. Firefox ya no lo soporta “fuera de la caja”, y Chrome tampoco. ¿Qué es lo siguiente? Hay toneladas de estándares abiertos que pueden hacer lo que Flash hace, y aun más.

Multimedia verdaderamente abierta

Flash prometió ofrecer una plataforma unificadora para construir y distribuir sitios web multimedia interactivos. Y, en su mayor parte, lo hizo. Pero la tecnología nunca fue realmente abierta y accesible, y Flash Player era demasiado voraz para los recursos de los dispositivos móviles. Ahora las alternativas de código abierto pueden hacer todo lo que Flash hace, y más. Éstas son las tecnologías que debes aprender si realmente quieres construir la web interactiva de mañana, ya sea que se haciendo animaciones web, juegos o vídeos.

Animación web

CSS

La animación CSS es relativamente nueva, pero es la forma más fácil de comenzar con la animación web. CSS está hecho para diseñar sitios web con reglas básicas que dictan diseño, tipografía, colores y más. Con el lanzamiento de CSS3, las animaciones ahora son parte del estándar, y como desarrollador, depende de ti indicarle al navegador cómo debe hacer la animación. CSS es legible por humanos, lo que significa que básicamente hace lo que dice el comando. Por ejemplo, la propiedad “animation-direction” hace exactamente eso: especifica la dirección de la animación.

Ahora mismo puedes crear animaciones sin problemas con CSS. Es simple crear keyframes (cuadros clave), ajustar el tiempo, animar la opacidad y más. Y todas las animaciones funcionan con cualquier objeto que haz diseñado normalmente con CSS: texto, imágenes, contenedores, etc.

Se pueden hacer animaciones con CSS, incluso no estando familiarizado con los lenguajes de programación. Al igual que muchos proyectos de código abierto, el código está disponible en la web para que juegues con él. Mozilla también ha creado (y mantiene) exhaustiva documentación sobre animación CSS. La mayoría de los desarrolladores recomiendan usar animación CSS para proyectos simples y JavaScript para sitios más complejos.

JavaScript

Los desarrolladores han estado animando con JavaScript desde los primeros días. Scripts básicos de mouseover (eventos de puntero) han existido por más de dos décadas. Hoy, JavaScript junto con elementos <canvas> de HTML5 pueden hacer cosas sorprendentes. Incluso scripts sencillos pueden producir grandes resultados. Con JavaScript, puedes dibujar figuras, cambiar colores, mover y cambiar imágenes, y animar transparencia. La animación JavaScript usa el formato SVG (gráficos de vector escalables) para las animaciones, lo cual significa que el arte se dibuja en vivo basado en reglas matemáticas en vez de ser cargada y pintada. Esto significa que se mantiene bien definido en cualquier escala (a esto se debe el nombre) y puede ser controlado completamente. SVG ofrece pintado sin aliasing, rellenos de patrón y gradientes, efectos de filtro sofisticados, recorte basado en líneas arbitrarias, texto y animaciones. Y, por supuesto, es una recomendación de estándar abierto de la W3c en vez de un binario cerrado. Utilizando SVG, JavaScript, y CSS3, los desarrolladores pueden crear animaciones interactivas impresionantes que no requieren formatos o reproductores especializados.

La animación JavaScript puede ser muy refinada, incluyendo rebotes, detención, pausa, rebobinación, or cambio de velocidad. También es interactiva y puede ser programada para responder a clicks o movimientos del puntero. La nueva API Web Animations, construida con JavaScript, te permite refinar animaciones con más control sobre los keyframes y elementos, pero todavía está en una fase experimental temprana y algunas características pueden no tener soporte en todos los navegadores.

Adicionalmente, las animaciones JavaScript pueden ser programadas para responder a campos de formulario, envío de formularios, y pulsaciones de teclas. Y eso lo hace perfecto para la creación de juegos web.

Juegos web

Por un tiempo, Flash dominaba los juegos web. Era fácil de aprender, usar y distribuir. También era robusto, capaz de ofrecer juegos masivos multijugador en línea a millones. Pero hoy es posible ofrecer la misma experiencia – si no incluso mejor – utilizando JavaScript, HTML5, WebGL y WebAssembly. Con los navegadores modernos y los marcos (frameworks) de código abierto, es posible crear juegos de disparos en 3D, juegos de rol (RPG), juegos de aventura y mucho más. De hecho, ahora incluso se pueden crear experiencias de realidad virtual totalmente inmersivas para la web con tecnologías como WebVR y A-Frame.

Los juegos web dependen de un ecosistema de frameworks y plataformas de código abierto para funcionar. Cada uno juega un papel importante: de visuales hasta controles, desde el audio a las redes. Mozilla Developer Network tiene una lista completa de las tecnologías que están actualmente en uso. Estas son solo algunas de ellas y para qué se usan:

WebGL

Permite crear gráficos 3D (y 2D) acelerados por hardware y de alto rendimiento a partir del contenido web. Esta es una implementación soportada por la web de OpenGL ES 2.0. WebGL 2 va incluso más allá, posibilitando el nivel de soporte de OpenGL ES 3.0 en los navegadores.

JavaScript

JavaScript, el lenguaje de programación de la Web, funciona bien en los navegadores y continuamente se está haciendo cada vez más rápido. Se ha usado ya para crear miles de juegos, y constantemente se están desarrollando nuevos frameworks.

Audio HTML

El elemento <audio> permite reproducir fácilmente efectos de sonido simples y música. Si lo que necesitas es más complicado, ¡consulta la API de Web Audio para conocer el procesamiento de audio real!

API Web Audio

Esta API diseñada para controlar la reproducción, síntesis y manipulación de audio a partir de código JavaScript, permite crear efectos de sonido impresionantes, tanto como reproducir y manipular música en tiempo real.

WebSockets

La API de WebSockets te permite conectar tu aplicación o sitio a un servidor para transmitir datos en tiempo real. Lo que la hace perfecta para juegos multijugador, ya sean basados ​​en turnos o en eventos, servicios de chat y más.

WebRTC

WebRTC es una API ultrarrápida que puede ser utilizada en video-chat, llamadas de voz y aplicaciones web para compartir archivos en modo P2P. Se puede usar también para juegos multijugador en tiempo real que requieran baja latencia.

WebAssembly

Los motores de juego HTML5/JavaScript son ahora mejores que nunca, pero aún así todavía no pueden igualar el rendimiento de las aplicaciones nativas. WebAssembly promete ofrecer un rendimiento casi nativo a las aplicaciones web. La tecnología permite a los navegadores ejecutar código compilado C/C++, incluyendo a juegos creados con motores como Unity y Unreal.

Con WebAssembly, los juegos web podrán aprovechar la ejecución multihilo (multithreading). Los desarrolladores podrán producir juegos 3D avanzados para la web que se ejecuten casi a la misma velocidad que el código nativo, y sin comprometer la seguridad. Es un enorme avance para los juegos, y para la web abierta. Significa que los desarrolladores podrán construir juegos para cualquier computadora o sistema que pueda acceder a la web. Y debido a que se ejecutarán en navegadores, será fácil integrar los modos multijugador en línea.

Además, hay muchos motores de juegos HTML5/JavaScript. Estos motores se encargan de los aspectos básicos, tales como física y controles, y les brindan a los desarrolladores un marco / mundo sobre el que construir. Van desde ligeros y rápidos, como los motores 2D Atom y Quick, hasta motores 3D completos como WhitestormJS y Gladius. Hay docenas para elegir, cada uno con sus propias ventajas y desventajas para los desarrolladores. Pero al final, todos ellos producen juegos que se pueden jugar en navegadores web modernos sin plug-ins. Y la mayoría de esos juegos pueden ejecutarse en un hardware no tan potente, lo que significa que puede llegar a más usuarios. De hecho, los juegos escritos para la web pueden ejecutarse en tabletas, teléfonos inteligentes e incluso televisores inteligentes.

MDN tiene una amplia documentación sobre construcción de juegos web y varios tutoriales sobre construcción de juegos utilizando JavaScript puro y el framework de juego Phaser. Es un excelente lugar para comenzar el desarrollo de juegos web.

Vídeo

La mayoría de los servicios de vídeo ya han cambiado a la transmisión basada en HTML5 utilizando tecnologías web y codecs abiertos; pero otros se han apegado a los codecs FLV o FV4 basados ​​en Flash. Como se dijo anteriormente, los formatos de vídeo Flash se basan en una forma de operar a través del software que puede recargar los recursos de los navegadores web y las plataformas móviles. Los codecs de video modernos pueden usar el procesamiento de hardware para la reproducción de vídeo, aumentando enormemente la capacidad de respuesta y la eficiencia. Lamentablemente, solo hay una forma de cambiar de Flash a HTML5: volviendo a codificar el vídeo. Eso significa convertir el material de origen en formatos compatibles con HTML5 a través de un convertidor gratuito como FFmpeg y Handbrake.

Mozilla está ayudando activamente a construir y mejorar el formato de vídeo HTML5 de código abierto WebM. Este desarrollo se basa en el contenedor Matroska y utiliza los codecs de video VP8 y VP9 y los codecs Vorbis u Opus.

Una vez que el contenido se haya convertido a un formato compatible con HTML5, se podrán volver a publicar los vídeos. HTML5 tiene controles de medios incorporados, por lo que no es necesario instalar ningún reproductor. Es extremadamente fácil; sólo es necesario usar una sola línea de HTML:

<video src="videofile.webm" controls></video>

Es preciso tener en cuenta que los controles nativos pueden ser inconsistentes entre los navegadores. Sin embargo, como están hechos con HTML5, es posible personalizarlos con CSS y vincularlos a su vídeo con JavaScript. Eso significa que puede crear accesibilidad, agregar tu marca y mantener el aspecto y la coherencia entre los navegadores.

HTML5 también puede manejar transmisión (streaming) adaptable, mediante Media Source Extensions (MSEs). Aunque pueden ser difíciles de configurar por sí solos, puedes usar reproductores preempaquetados como Shaka Player y JW Player, los cuales pueden manejar los detalles.

Los desarrolladores de MDN han creado una guía en profundidad sobre como convertir vídeo Flash a vídeo HTML5, que da muchos más detalles acerca de este proceso. Afortunadamente, no es tan difícil como parece.

Flash: lo que viene

El futuro de la web está abierto (eso esperamos) y Flash, a pesar de ser una gran herramienta para la creatividad, no ha sido lo suficientemente abierto. Afortunadamente, muchas herramientas de código abierto pueden hacer lo que Flash hace, y aun más. Pero estamos todavía en las primeras etapas, y la creación de animaciones, sitios web interactivos y juegos web requiere cierto conocimiento de codificación. Todo lo que necesitas saber ya está ahí, sólo esperando que lo aprendas.

Las tecnologías web abiertas prometen ser mejores de lo Flash ha sido, y serán accesibles para toda persona que tenga una conexión a Internet.

Leer más

Esta es una traducción del artículo original publicado en el blog de Mozilla Hacks. Traducción por Sergio Carlavilla Delgado.


En octubre del año pasado Mozilla anunció el Proyecto Quantum – nuestra iniciativa para crear un motor de navegación web de nueva generación. Ya estamos en marcha con el proyecto. De hecho liberamos nuestra primera pieza significativa de Quantum con Firefox 53.

Pero sabemos que para personas que no construyen navegadores web (¡y eso es la mayoría de la gente!), puede ser difícil ver por qué algunos de los cambios que estamos realizando en Firefox son tan importantes. Después de todo, muchos de los cambios que estamos haciendo serán invisibles para los usuarios.

Con esto en mente, estamos lanzando una serie de publicaciones para proporcionar una visión más profunda de lo que estamos haciendo con el proyecto Quantum. Esperamos que esta serie de publicaciones te brinde una mejor comprensión de cómo funciona Firefox y las formas en que Firefox está construyendo un motor de navegación web de nueva generación para mejor aprovechar el hardware de los ordenadores modernos.

Para comenzar esta serie de publicaciones, creemos que es mejor comenzar por explicar el aspecto fundamental que Quantum está cambiando.

¿Qué es un motor de navegación web y cómo funciona?

Si vamos a empezar por algún lado, debemos empezar desde el principio.

Un navegador web es una pieza de software que carga archivos (normalmente de un servidor remoto) y los muestra localmente, permitiendo la interacción del usuario.

Quantum es el nombre clave para un proyecto que hemos emprendido en Mozilla para actualizar masivamente la parte de Firefox que calcula qué mostrar a los usuarios basándose en esos archivos remotos. El término que utiliza la industria para esta parte es “motor web”, y sin uno, estarías leyendo código fuente en lugar de ver realmente un sitio web. El motor web de Firefox se llama Gecko.

Es bastante fácil ver al motor web como una caja negra, algo así como una TV: los datos entran, y la caja negra calcula qué mostrar en la pantalla para representar esos datos. La pregunta de hoy es: ¿cómo? ¿Cuáles son los pasos que convierten los datos en las páginas web que vemos?

Los datos que componen una página web son muchas cosas, pero se desglosan principalmente en 3 partes:

  • código que representa la estructura de una página web
  • código que proporciona estilo: el aspecto visual de la estructura
  • código que actúa como un script de acciones que el navegador puede tomar: computación, reaccionar a las acciones del usuario, y modificar la estructura y el estilo más allá de lo que se cargó inicialmente.

El motor del navegador web combina la estructura y el estilo para dibujar la página web en tu pantalla y averiguar qué partes son interactivas.

Todo comienza con la estructura. Cuando se le pide a un navegador web que cargue un sitio web, se le da una dirección. En esta dirección se encuentra otra computadora que, cuando es contactada, enviará los datos de vuelta al navegador web. Los detalles de cómo esto ocurre es un artículo completo en sí mismo, pero al final el navegador tiene los datos. Estos datos son enviados en un formato denominado HTML, y este describe la estructura de la página web. ¿Cómo entiende un navegador web HTML?

El motor del navegador web contiene fragmentos especiales de código llamados parsers que convierten los datos de un formato en otro que el navegador web mantiene en su memoria. El parser de HTML toma el HTML, algo así como:

<section>
 <h1 class="main-title">Hello!</h1>
 <img src="http://example.com/image.png">
</section>

Y lo analiza, entendiendo:

Bien, hay una sección. Dentro de la sección se encuentra un título de nivel 1, que contiene el texto: “Hello!”. También hay una imagen dentro de la sección. Puedo encontrar los datos de la imagen en la ubicación: http://example.com/image.png

La estructura almacenada en memoria de la página web se denomina Modelo de Objeto de Documento o DOM (Document Object Model). A diferencia de un texto largo, el DOM representa un árbol de elementos de la página web final: las propiedades de los elementos individuales y qué elementos están dentro de otros elementos.

Además de describir la estructura de la página, el HTML también incluye direcciones donde se pueden encontrar estilos y scripts. Cuando el navegador los encuentra, se pone en contacto con esas direcciones y carga sus datos. Esos datos alimentan a otros parsers que están especializados en esos tipos de datos. Si se encuentran scripts, pueden modificar la estructura y el estilo de la página antes de que haya finalizado el parseo del archivo. El formato de estilo, CSS, juega el siguiente papel en nuestro motor del navegador web.

Con estilo

CSS es un lenguaje de programación que permite a los desarrolladores describir la apariencia de elementos particulares en una página. CSS significa “hojas de estilo en cascada”, denominado así porque permite múltiples conjuntos de instrucciones de estilo, donde las instrucciones pueden sobreescribir las instrucciones anteriores o más generales (llamado cascada). Un poco de CSS podría tener el siguiente aspecto:

section {
  font-size: 15px;
  color: #333;
  border: 1px solid blue;
}
h1 {
  font-size: 2em;
}
.main-title {
  font-size: 3em; 
}
img {
  width: 100%;
}

CSS se divide en gran parte en agrupaciones llamadas reglas, que constan de dos partes. La primera parte son los selectores. Los selectores describen los elementos del DOM (¿recuerdas los de arriba?) a los que se les está aplicando los estilos y una lista de declaraciones que especifican los estilos que se aplicarán a los elementos que coincidan con el selector. El motor del navegador web contiene un subsistema llamado motor de estilos cuyo trabajo es tomar el código CSS y aplicarlo al DOM que fue creado por el parser HTML.

Por ejemplo, en el CSS anterior, tenemos una regla que hace referencia al selector “section”, que coincidirá con cualquier elemento en el DOM con ese nombre. Entonces se hacen anotaciones de estilo para cada elemento en el DOM. Eventualmente, cada elemento en el DOM termina teniendo un estilo y llamamos a este estado el estilo computado para ese elemento. Cuando se aplican múltiples estilos que compiten sobre el mismo elemento, los que vienen después o son más específicos ganan. Piensa en las hojas de estilo como en el papel de trazado fino; cada capa puede cubrir las capas anteriores, pero también permite que se muestren las capas inferiores.

Una vez el motor del navegador web ha computado los estilos, ¡es hora de ponerlo en uso! El DOM y los estilos computados son introducidos en un motor de diseño que tiene en cuenta el tamaño de la ventana que se est´ dibujando. El motor de diseño utiliza varios algoritmos para tomar cada elemento y dibujar una caja que incluya su contenido y tenga en cuenta todos los estilos que se le aplican.

Cuando el diseño esta completo, es el momento de convertir el esquema de la página en la parte que tú ves. Este proceso se conoce como dibujado, y es la combinación final de todos los pasos previos. Cada caja definida se dibuja, llena del contenido del DOM y con los estilos del CSS. Ahora el usuario ve la página, reconstruida a partir del código que la define.

¡Esto solía ser todo lo que sucedía!

Cuando el usuario desplaza la página, volveremos a dibujar, para mostrar las partes nuevas de la página que estaban anteriormente fuera de la ventana. ¡Resulta, sin embargo, que a los usuarios les encanta desplazar la página! El motor del navegador web sabe con bastante seguridad que se le pedirá que muestre contenido fuera de la ventana inicial que ha dibujado (llamada ventana de visualización o viewport). Los navegadores más modernos aprovechan este hecho y dibujan más página de la que está visible inicialmente. Cuando el usuario se desplaza, las partes de la página que quiere ver ya están dibujadas y listas. Como resultado, el desplazamiento es más rápido y fluido. Esta técnica es la base de la composición, que es un término para las técnicas que reducen la cantidad de pintados requeridos.

Además, algunas veces necesitamos volver a dibujar partes de la pantalla. Tal vez el usuario esté viendo un vídeo que se reproduce a 60 cuadros por segundo. O tal vez hay una presentación de diapositivas o una lista animada en la página. Los navegadores pueden detectar qué partes de la página se moverán o actualizarán, y en lugar de pintar toda la página, crean una capa para contenerlo. Una página puede estar formada por muchas capas que se superponen entre sí. Una capa puede cambiar de posición, desplazamiento, transparencia o moverse detrás o delante de otras capas, ¡sin tener que volver a pintar nada! Bastante conveniente.

A veces, un script o una animación cambia el estilo de un elemento. Cuando esto ocurre, el motor de estilo necesita volver a calcular el estilo del elemento (y potencialmente el estilo de muchos más elementos de la página), recalcular el diseño y volver a dibujar la página. Esto lleva mucho tiempo en términos de velocidad de computadora, pero siempre que ocurra de manera ocasional, el proceso no afectará negativamente la experiencia del usuario.

En las aplicaciones web modernas, la estructura del documento en sí misma es modificada frecuentemente por los scripts. Esto podría requerir que todo el proceso de diseño comience más o menos desde cero, con el HTML siendo analizado en el DOM, computar el estilo, reflujo y dibujado.

Estándares

No todos los navegadores web interpretan HTML, CSS y JavaScript de la misma forma. El efecto puede variar: desde pequeñas diferencias visuales hasta el sitio web ocasional que funciona en una navegador y en no en otro. Actualmente, en la Web moderna, la mayoría de los sitios web parecen funcionar independientemente del navegador que elija. ¿Cómo logran los navegadores este nivel de consistencia?

Los formatos del código de sitios web, así como las reglas que rigen la forma en que el código se interpreta y se convierte en una página visual interactiva, se definen mediante documentos mutuamente acordados denominados estándares. Estos documentos son desarrollados por comités que constan de representantes de los fabricantes de los navegadores web, desarrolladores web, diseñadores y otros miembros de la industria. Juntos determinan el comportamiento preciso que el motor del navegador web debería exhibir dada una pieza especifica de código. Existen estándares para HTML, CSS y JavaScript, así como los formatos de datos de imágenes, vídeo, audio y más.

¿Por qué es esto importante? Es posible crear un motor para el navegador web completamente nuevo, y siempre que se asegure de que el motor cumpla los estándares, dibujará las páginas web de una manera que coincida con el resto de navegadores web, para las miles de millones de páginas web. Esto significa que la “salsa secreta” para hacer que los sitios web funcionen no es un secreto perteneciente a un navegador. Los estándares permiten a los usuarios elegir el navegador web que satisfaga sus necesidades.

No más ley de Moore

Cuando los dinosaurios vagaban por la tierra y las personas solo tenían ordenadores de escritorio, era una suposición relativamente segura de que las computadoras se volverían más rápidas y potentes. Esta idea se baso en la Ley de Moore, una observación en la cual la cantidad de componentes (y por lo tanto la miniaturización / eficiencia de los chips de silicio) se duplicaría aproximadamente cada dos años. Increíblemente, esta observación fue válida hasta bien entrado el siglo XXI, y algunos argumentarán que sigue siendo válida en la vanguardia de la investigación actual. Entonces, ¿por qué la velocidad de un ordenador medio parece haberse estabilizado en los últimos 10 años?

La velocidad no es la única característica que los clientes buscan cuando compran un ordenador. Los ordenadores rápidos suelen consumir mucha energía, calentarse mucho y ser muy costosos. A veces, la gente quiere un ordenador portátil que tenga una buena duración de la batería. A veces, quieren un pequeño ordenador con pantalla táctil, con una cámara que quepa en el bolsillo y ¡que dure todo el día sin cargar! Los avances en informática lo han hecho posible (¡lo cual es increíble!), pero a costa de la velocidad bruta. Del mismo modo que no es eficiente (ni seguro) conducir tu coche lo más rápido posible, no es eficiente conducir tu ordenador lo más rápido posible. La solución ha sido tener múltiples “ordenadores” (núcleos) en un chip de CPU. No es raro ver teléfonos inteligentes con 4 núcleos más pequeños y menos potentes.

Lamentablemente, el diseño histórico del navegador web asumió esta trayectoria ascendente de velocidad. Además, escribir código que sea bueno usando múltiples núcleos de la CPU al mismo tiempo puede ser extremadamente complicado. Entonces, ¿cómo hacemos un navegador rápido y eficiente en la era de muchos ordenadores pequeños?

¡Tenemos algunas ideas!

En los próximos meses, analizaremos más detenidamente algunos de los cambios que llegarán a Firefox y cómo aprovecharán mejor el hardware moderno para ofrecer un navegador más rápido y estable que haga brillar los sitios web.

Leer más